10 alternativas para Salir de nuestras trampas mentales

mujer agarrándose la cabeza
Alternativas para Salir de nuestras trampas mentales

Generalizar, desvalorizar, etiquetar... son sólo ejemplos de algunos hábitos mentales que a veces nos son disfuncionales. En un proceso de terapia tenemos la oportunidad de confrontar estas formas de pensar y actualizarlas, para crecer y sentirnos mejor. En este post compartimos 10 alternativas para salir de los pensamientos disfuncionales y liberarnos. 

 

Escrito por Jordi Gil, Psicólogo de Barcelona. Terapeuta Gestalt.



Psicólogos y Terapeutas Gestalt de Barcelona. Más información:


“Los hombres no son prisioneros del destino, sino prisioneros de su propia mente.”

Franklin D. Roosevelt (1882-1945) Político estadounidense.


 

La vida se sucede deprisa. Esta jam session en la que vivimos reajustándonos continuamente dentro de la relación organismo-ambiente hace que desarrollemos hábitos mentales disfuncionales, traduciendo de forma rápida lo que nos va pasando.

 

La conciencia de los mismos nos permite compensarlos. La conciencia de nuestras trampas metales nos permite salir de ellas.

 

10 formas de confrontar nuestras trampas mentales

  • 1. Pensamiento polar. No pienses en términos de nunca o siempre, blanco o negro, todo o nada, justo o injusto. Los puntos medios y los grises existen.
  • 2. Generalización simpática o antipática, “las personas extrovertidas son pesadas, me molestan”, habrá excepciones seguro, piensa en ellas.
  • 3. Reducir la propia valía o el propio dolor, “hay muchos artistas como yo”. Mejor es decir: “tengo mis capacidades artísticas y puedo potenciarlas”.
  • 4. Etiquetar de forma precipitada, “Antonio es una persona egoísta”. ¿Qué tal si damos tiempo para tener más información real?
  • 5. Pensamiento reduccionista. Interpretar que toda enfermedad o evento tiene una causa emocional. Los virus y los accidentes existen. La vida es más compleja.
  • 6. Homogeneizar. Embellecer o afear el pasado, y de paso denostar el presente. Ni fue tan malo, ni fue tan bueno.
  • 7. Definirse generalizando “Siempre tengo miedo” Mejor es ceder espacio para pensar en cuando haces las cosas bien, o cuando sí eres fuerte.
  • 8. Tener una autoimagen de uno mismo poco actualizada, exagerando, seria como tener la misma opinión de uno mismo desde hace 10 años. Cambiamos irremediablemente.
  • 9. Pensamiento supersticioso-mágico, “si pienso en tener una pareja la tendré, si no la visualizo nunca pasara”. Una buena actitud te acercará a ella, pero me temo que las relaciones son más complejas.
  • 10. Pensamiento positivo obligatorio. “hay que ser positivo siempre para ser alguien”, a veces permitirse una dosis de pesimismo es más sano que vivir encorsetado en el positivismo.

En qué puede ayudarte la terapia...

En un proceso de terapia la persona se confronta a sus pensamientos y actualiza sus pensamientos acerca de sí mism@, del mundo y de los demás. Esta actualización es liberadora, contactar con lo actual nos sana, y aprendemos formas más nutricias de pensar. Ampliamos nuestra forma de gestionar y de interpretar la realidad propia y la externa. 

Por Jordi Gil Martin - Co-Director Gestalt Salut Psicoterapia

Puedes contactar al autor a través del formulario al final de la publicación. 

Bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND

 

Últimos posts de nuestro blog:


 

Esperamos que este artículo sobre el cómo gestionar el miedo en 3 pasos te sea nutricio y útil para tu desarrollo personal. Puedes dejarnos tus comentarios aquí abajo...

 

 

¡Déjanos tus comentarios sobre el artículo! 

Escribir comentario

Comentarios: 0