Un factor clave en la gestión emocional: ¿Cómo respondes a tus emociones?

Articulo Nº 4 de nuestro Ciclo de Posts "Qué son y qué no son las emociones"

 

emociones
emociones

No puedes elegir tus emociones, pero sí puedes trabajar en cómo respondes ante ellas en las distintas situaciones. En este post te damos tips para aprender a relacionarte de un modo amable con las emociones y no caer en desborde o desconexión emocional.

 

Escrito por Jordi Gil Martin.

Psicólogo Barcelona. Terapeuta Gestalt.



En Gestalt Salut puedes solicitar asesoramiento psicológico

en formato presencial u online.


“Ser emocionales es lo que hace a nuestra vida rica”.

Daniel Goleman


Experimentar emociones es tan natural como respirar. Son inherentes a la condición humana.

No podemos no ser emocionales, en menor o mayor medida.

 

Querer controlar lo que sentimos en todo momento es una batalla perdida, y poner energía en esta misión imposible es una fuente de mucho desgaste. Las emociones surgen de forma espontánea en situaciones que nos son significativas. Si estamos atentos podemos reconocer cómo surgen y se traducen en nuestro cuerpo y en nuestro pensar

 

Rechazar nuestras emociones o no saber expresarlas puede llevarnos a situaciones de ansiedad muy elevada, y a boicotear nuestra vida. Otra cosa es aprender a templarlas y a no caer en desborde o desconexión emocional.

 

Para que nuestra emocionalidad sea útil es preciso y necesario que las sintamos, comprendamos y escuchemos. Solo así, generaremos estrategias adecuadas para afrontar las situaciones emotivas que surgen en el devenir del vivir.

Cómo salir de la respuesta automática ante las emociones

¿Cuál es nuestra respuesta ante las emociones que vivenciamos?

¿Qué nos sucede cuando estamos enfadados, tristes, alegres o con miedo?

  • “cuando me doy cuenta de que esto enfadado me pongo triste”
  • “me enfado conmigo por tener tanto miedo”
  • “Si alguien está enfadado me asusto mucho”

Existen dos momentos en nuestro emocionar: la emoción espontanea y la respuesta automática ante ésta.

Así, el dar espacio en un primer momento a la emoción, tal y como es, es una buena decisión para estar con nosotros mismos y nuestra legítima experiencia.

No puedes elegir tu emocionalidad espontánea, pero sí puedes trabajar en cómo respondes ante las emociones que surgen en las distintas situaciones por las que transitas.

Si te enfadas porque algo te enfada o te da miedo, es como clavarte una flecha por tener la experiencia que tienes.

 

Es vital dar espacio y cobijar nuestra emocionalidad espontánea, para escuchar lo que necesitamos atender, y gestionar nuestra respuesta emocional secundaria.

 

Las emociones y la terapia individual

La persona que entra en un proceso de terapia individual, aprende a relacionarse de un modo amable con sus emociones, y a no pelearse con ellas. Lo que siento es lo que siento. Si estoy triste pues lo estoy, reconozco mi tristeza, la acojo, la escucho, y busco una gestión nutricia de mi emocionar.

 

Ejercicio para la gestión emocional:

Evoca una situación de tristeza que viviste hace poco, o la primera que te venga a la mente.

¿Cómo respondiste ante tu tristeza?

p.e: Te enfadaste, te tensaste, empezaste a criticar a alguien, …

“Al recordar la perdida de mi hermana, siempre me enfado conmigo misma por no haberla cuidado más, ahora empiezo a acoger la tristeza que viví y dejo de castigarme.”

Realiza en días distintos el mismo ejercicio para el miedo, el enfado y la alegría.


“Existe una clara evidencia de que las personas emocionalmente desarrolladas, es decir, las personas que gobiernan adecuadamente sus sentimientos, y asimismo saben interpretar y relacionarse efectivamente con los sentimientos de los demás, disfrutan de una situación ventajosa en todos los dominios de la vida, desde el noviazgo y las relaciones íntimas hasta la comprensión de las reglas tácitas que gobiernan el éxito en el seno de una organización. Las personas que han desarrollado adecuadamente las habilidades emocionales suelen sentirse más satisfechas, son más eficaces y más capaces de dominar los hábitos mentales que determinan la productividad.” 

Daniel Goleman


Por Jordi Gil Martin - Co-Director Gestalt Salut Psicoterapia

Puedes contactar al autor a través del formulario al final de la publicación. 

Bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND

 

Últimos posts de nuestro blog:

Ciclo de Artículos: Qué son y qué no son las emociones

 

Las emociones son información (Artículo Nº 1)

Ciclo de Artículos: Qué son y qué no son las emociones

 

Ciclo de Artículos: Qué son y qué no son las emociones

 

Las emociones y el templo del corazón (Artículo Nº 3)


 

Esperamos que este articulo sobre la gestión emocional te sea nutricio y útil para tu desarrollo personal. Puedes dejarnos tus comentarios aquí abajo...

 

 

¡Déjanos tus comentarios sobre el artículo! 

Escribir comentario

Comentarios: 0