Cuando te castigas por lo que sientes: 8 formas de sanación.

cara sonriendo
Se amable con tu lado oscuro

¿Te castigas por lo que sientes? Ama tu humanidad. Estas 8 sugerencias pueden ayudarte a crecer desde lo que rechazas.  

 

Escrito por Jordi Gil. Terapeuta Gestalt



Psicólogos y Terapeutas Gestalt de Barcelona. Más información:


“Un hombre que no ha pasado por el infierno de sus pasiones nunca va a superarlas”

 Carl Jung


Ser amable con el lado oscuro

Existen partes de uno que las vivimos de modo vergonzoso, o las vivimos inadecuadas. Algunas incluso las desterramos.

  • “Yo nunca he sido envidioso”
  • “No me gusta mi parte gruñona”

Normalmente queremos ocultarlas o deshacernos de ellas. Sin embargo, la sanación pasa por profundizar en ellas. No dejan de existir porque las encarcelemos o nos castiguemos...

 

Y es importante recuperar la energía que usamos en no darles espacio y en mantenerlas reprimidas u ocultas. 

 

Podemos intentar varios caminos de transformación. Aquí comparto 8 sugerencias que pueden ayudarte:

  1. Naturalizar estas partes ocultas con alguien de confianza: ¿A ti te ha pasado que a veces le deseas algo malo a alguien?
  2. Usa tu cuerpo, respira tu odio o tus celos, más que castigarte por sentir lo que sientes.
  3. Vive lo compatible, puedes desear lo mejor para tu ex y también desear tener pareja antes que él. 
  4. Escribe 3 defectos que sientes que no deberías tener e intenta jugar con ellos:Creo que debería cerrar a mi pareja en una habitación para curarme de mis celos” o “En el fondo soy más supersticioso que la bruja Lola”. El jugar con ellos flexibiliza como los vivimos.
  5. Respira y date cuenta de cómo te tensas para que no vean que simplemente eres un poco tacaño.
  6. Asume que todos somos pecadores, y en buena hora. Nos desarrollamos a través de lo supuestamente imperfecto. Ama tu humanidad.
  7. Se compasivo cuando veas partes defectuales de los demás: “A mí me parece bien que Pepe sea un promiscuo, mientras no haga daño a nadie
  8. Recupera lo proyectado. Trabaja contigo mismo, que desees a alguien que le vaya mal en su nuevo trabajo quizás responde a que no estás a gusto con el tuyo.

Estas sugerencias nos permiten contactar con nuestra experiencia, más allá del bien o del mal, transformando lo aparentemente incorrecto en una fuente de aprendizaje y acogiendo de forma amable el devenir de nuestras vivencias. Si te interesa continuar leyendo sobre este tema, te recomendamos leer nuestro artículo sobre cómo reducir la auto-agresividad.

¿Para qué sirve hacer terapia?

Un espacio de terapia te permite compartir lo que vives más allá de su posible adecuación, con un alguien en principio capaz de atender lo complejo de nuestra experiencia. Pudiendo legitimar nuestras vivencias sin castigarnos por ellas. Un proceso terapéutico da espacio a lo que vivimos, sin juzgarlo o penalizarlo. Esta aceptación incondicional de la experiencia, permite a la persona aprender a respetar lo que vive y a gestionarlo de un modo nutricio.

 

Sé más amable contigo mismo. Mira con ojos amorosos a tu pitufo gruñón o a tu parte paranoica. Este es el budismo de verdad. 


“Por lo que podemos discernir, el único propósito de la existencia humana es encender una luz en la oscuridad del simple ser.”

 Carl Jung


Por Jordi Gil Martin - Co-Director Gestalt Salut Psicoterapia

Puedes contactar al autor a través del formulario al final de la publicación. 

Bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND

 

Últimos posts de nuestro blog:


 

Esperamos que este artículo sobre ser amables con nuestro lado oscuro te sea nutricio y útil para tu desarrollo personal. Puedes dejarnos tus comentarios aquí abajo...

 

¡Déjanos tus comentarios sobre el artículo! 

Escribir comentario

Comentarios: 0