Un cuento terapéutico para conectar con tu propósito vital, con 7 enseñanzas.

faro
proposito vital

Reflexiones y un cuento terapéutico sobre la conexión con nuestros propósitos vitales.

 

Escrito por Jordi Gil Martin.

Psicólogo Barcelona. Terapeuta Gestalt.



En Gestalt Salut puedes solicitar asesoramiento psicológico

en formato presencial u online.


Vivir con propósito

Hacemos lo que podemos.

A menudo vivimos nuestras vidas a la deriva, haciendo lo que tenemos que hacer, haciendo las cosas por costumbre, cumpliendo nuestras funciones de pareja, padre, hijo, trabajador… Además nos perdemos en distracciones, en las redes sociales, en relaciones toxicas, apagando incendios, acumulando molestias y ordenando desórdenes. Todo ello nos implica gestionar cómo podemos el cansancio, el estrés, la depresión y la ansiedad, ...Luchamos y luchamos para llegar al oasis de los días festivos, los cuales quizás no compensen todo lo anterior, pero a veces sí.

Con todo esto es fácil perderse en la inercia, y perder nuestros propósitos vitales.

Nuestros propósitos de vida dan sentido a la propia vida, y nos permiten no perdernos en nuestra lucha diaria.

Ulises ganó su odisea porque tenía clara en su conciencia cuál era su Ítaca, por eso no cayó en las tentaciones de las sirenas.

Vive con propósito. No viniste al mundo solo a sobrevivir. Y un buen propósito siempre es crecer como individuos, tal como ilustra el siguiente cuento terapéutico.

 

Un cuento terapéutico acerca de la conexión con los propósitos vitales “El Hogar ideal para la princesa”

Este cuento terapéutico dice así:

 

Érase una vez un rey que tenía una hija. La princesa llegaba a la edad adulta y el rey decidió que ya era hora que se fuera a vivir sola. Organizó un concurso que se llamaba: “El Hogar Ideal para la princesa”. El ganador se podía llevar un premio muy grande de diez cofres de oro puro, 100 vacas y 100 caballos.

Los más grandes constructores y arquitectos del reino empezaron a crear un Hogar Ideal pensando en la princesa. Uno de ellos, un hombre con mucha experiencia en la construcción militar, construyo un castillo de piedra, con varias torres, sólido y robusto. Alrededor de él había situado varios guardias para su mayor protección. La princesa llegó, lo miró con admiración, diciendo: “Este lugar parece muy seguro para vivir”. Y se quedó viviendo un tiempo en él, disfrutando de la seguridad que le proporcionaba. Pero al cabo de un tiempo se sintió algo agobiada, porque las paredes eran tan gruesas que no dejaban casi entrar el aire. Los guardias examinaban cada persona que se acercaba al castillo, por lo tanto, no podía tener mucho contacto con los habitantes del reino. Por lo tanto, decidió que no sería su Hogar Ideal.

Otro palacio, construido por un famoso arquitecto de Oriente, estaba hecho de diamantes, piedras celestiales y telas aterciopeladas. Era un lugar a la vez cómodo y precioso, las paredes brillaban con los rayos de sol y la luna, los muebles estaban hechos de cristales valiosos, las bellas telas invitaban a largos descansos. Los sirvientes, bellos hombres y mujeres, estaban siempre dispuestos a cumplir todos los deseos de la princesa. La princesa dijo: “¡Qué hermoso es este lugar para vivir! ¡Podría estar aquí mirando las gemas y contemplando su belleza todo el día, y disfrutando de la compañía de estos seres tan bellos!” Después de unos días, después de haber visto todas las gemas en las paredes y haber disfrutado del suave tacto de las telas, se sintió algo aburrida. Los sirvientes empezaron a molestarle porque no le dejaban hacer nada por sí sola, siempre intentando cumplir cualquier deseo suyo. Al final decidió que no es su Hogar Ideal para vivir.

Y así, iba visitando varios sitios, pero no se quedaba satisfecha con ninguno, a pesar que no les faltaba ni belleza, ni comodidad, ni seguridad. El rey, algo desesperado, dobló la cuota de premio que se llevaba el ganador del concurso. Un día se presentó en el palacio un hombre joven vestido de ropajes pobres anunciando que había preparado un lugar ideal para la princesa. Los sirvientes del rey se rieron: “Qué puedes ofrecer tú, pobre diablo, a nuestra princesa?” “Acompáñenme”, dijo el chico. Y fueron el rey, sus consejeros y la princesa a ver el lugar. Pararon frente de una modesta cabaña de madera rodeada por un jardín. Los consejeros empezaron a burlarse del chico: “Cómo puedes pensar que la princesa podría vivir aquí? Al fin y al cabo, se trata de una princesa, y no de ninguna campesina”. Pero la princesa aún así quería probar. Descubrió que había un huerto donde no crecía nada y allí empezó a plantar flores, vegetales y árboles frutales. Se ocupaba del cuidado del jardín, cortando las ramas y fertilizando la tierra. El jardín florecía, los arboles daban sus frutos y la princesa podía ver cada día los resultados de su trabajo. El jardín siempre estaba abierto a todos. Los habitantes del reino venían a buscar hortalizas, verdura y fruta y se deleitaban de su sabor. A veces venían tempestades, a veces plagas, que exigían más atención de la princesa. A veces acababa muy cansada. Pero a pesar de esto, y con sorpresa para todos, ella se quedó allí. Dijo a su padre: “Mi jardín, al contrario de un castillo o palacio, nunca deja de crecer. Siempre puedo plantar algo. Cada día es una aventura. Y puedo compartir con todos los frutos de mi trabajo. Este es mi Hogar Ideal. “

El rey entendió y entregó el premio al chico joven. Dicen que este se casó con la princesa y juntos cuidaron del jardín durante muchos años.

 

7 flechas para obtener claridad sobre tu propósito vital

No todos caminamos diciendo: "sé cuál es mi propósito vital"

Muchas personas ni se lo cuestiona y si lo hacen, a veces creen que no es posible.

Posiblemente no existe un propósito inherente y universal en nuestras vidas: tenemos que investigarlo y crearlo. Pero siempre hay que crecer.

Las 7 flechas para obtener claridad sobre tu propósito vital son:

  1. Investiga, hazte preguntas, observa a los demás, apúntate a cursos, lee, escucha, observa a tu alrededor.
  2. Pregunta a tu adolescente y a tu niño interior lo que quieren y desean en la vida.
  3. Busca. No pares de buscar. Hay que honrar el espíritu de la búsqueda como decía Claudio Naranjo. Busca que es lo significativo para ti. ¿Dónde eres feliz o vibras?
  4. Escucha lo que te dice tu silencio. Medita y silénciate. Cada vez hay más ruido externo.
  5. Toma medidas para evitar tu amnesia. Somos una especie con mucha tendencia al olvido de sí. Nos olvidamos de nosotros mismos, de nuestro ser y de nuestros propósitos. Ves a terapia, haz reuniones contigo mismo, siéntate en un banco, busca lugares donde te conectes a ti, por la mañana recuérdate tus propósitos, ...Haz lo que sea para no caer en olvido, y consolidar el recuerdo de sí.
  6. Ayuda y ama a los demás. Sin un mínimo de ayuda o amor al otro la vida pierde su propósito.
  7. Lucha. No dejes de combatir la lucha es recuerdo de sí vs olvido de sí.

 


Repítete cada mañana como si fuese un mantra.

“Mi vida tiene sentido y tiene propósitos”

No nos despistemos. Luchemos contra el olvido de sí.


Por Jordi Gil Martin - Co-Director Gestalt Salut Psicoterapia

Puedes contactar al autor a través del formulario al final de la publicación. 

Bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND

 

Últimos posts de nuestro blog:


 

Esperamos que este cuento terapéutico sobre los propósitos vitales te sea nutricio y útil para tu desarrollo personal. Puedes dejarnos tus comentarios aquí abajo...

 

 

¡Déjanos tus comentarios sobre el artículo! 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Mel (martes, 05 noviembre 2019 15:30)

    Gracias, realmente son píldoras maravillosas.