El Ser y los monstruos: Un relato terapéutico para centrarse en la vida

tesoros cotidianos
tesoros cotidianos

Mediante un relato terapéutico, en este post compartimos claves para conectar con el momento presente y gestionar el miedo.

 

Escrito por Jordi Gil Martin.

Psicólogo Barcelona. Terapeuta Gestalt.



En Gestalt Salut puedes solicitar asesoramiento psicológico

en formato presencial u online.


Cuando monstruos y demonios se presentan ante el Ser

 

En un bosque se encontraban dos monstruos y un demonio jugando, cuando de fondo observaron a una persona que paseaba sin más.

De repente el monstruo del pasado sintió curiosidad y se acercó a hablar con ese individuo que paseaba tranquilamente cerca de ellos. El monstruo volvió taciturno al cabo de un par de minutos.

Ante esta expresión el monstruo del futuro quiso indagar en el extranjero, pero el resultado fue el mismo, cabizbajo y con la mirada baja retorno con sus amistades.

Finalmente se acercó el demonio del miedo y con firmeza le pregunto:

-¿qué has hecho con mis monstruos?

-yo no hecho nada. Respondió la persona. A continuación argumento: 

Me preguntaron quién era yo y conteste “yo soy” también me preguntaron dónde estaba y les dije “en el presente” y por último también me preguntaron cómo me sentía al verlos y les repetí “yo soy”.

El demonio del miedo se dio cuenta que poco podía hacer con este individuo y decidió retirarse molesto, sin dejar de repetirse en su cabeza “volveremos a encontrarnos”. 

 

 

 

A la persona centrada ni los demonios ni los monstruos lo mueven de su ser.

 

El “yo soy” prevalece ante las afecciones. El protagonista de este relato se mantiene en el “yo soy”.

 

Este estar centrado pide un trabajo interior que nos permite desarrollar nuestra conciencia, pudiendo experimentar emociones, sensaciones, pensamientos, pasiones, miedos y cualquier fenómeno de la conciencia sin identificarse con estas experiencias.

 

No se trata de ser buda, se trata de conectar con tu ser y mantenerte en contacto contigo mismo sin aislarte ni hipercentrarte en tu yo, se trata de mantener la conexión con el ser mientras vives relacionándote con tu mundo interno y con el externo. No es fácil y no es imposible. 

 

Tres sugerencias para permanecer centrad@

Es importante encontrar apoyos internos:

  1. Visualiza una imagen que te conecte al centramiento, puede ser un circulo, una espada, una luz blanca,…lo que te vaya bien a ti. Personaliza tu anclaje visual.
  2. Evoca una situación del último mes en la que estés interaccionado con alguien, y en la que te sentiste centrado, ¿en qué zona de tu cuerpo sentías este estado de centramiento? p.e: cadera, pies, pecho,…Pon la mano en esta zona del cuerpo y llévale tu respiración. Siente un anclaje corporal.
  3. Escribe una lista de cinco actividades que te ayudan a conectar con tu ser. P.e: leer, meditar, coser, caminar en el bosque, sentarte en un banco, … Escribe y elabora este anclaje cognitivo sintiendo lo que escribes.

 

Encontrar maneras de centrarnos nos permite apuntalar un estado de ser, nos ayuda a construir un vivir centrados,  que nos facilita transitar distintos estados anímicos y no dejarnos arrastrar por demonios o monstruos  internos o externos.


Por Jordi Gil Martin - Co-Director Gestalt Salut Psicoterapia

Puedes contactar al autor a través del formulario al final de la publicación. 

Bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND

 

Últimos posts de nuestro blog:


 

Esperamos que este relato terapéutico te sea nutricio y útil para tu desarrollo personal. Puedes dejarnos tus comentarios aquí abajo...

 

 

¡Déjanos tus comentarios sobre el artículo! 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    SERGIO MILLAN FIGUEROA (lunes, 30 septiembre 2019 05:18)

    Gracias,Excelentes artículos.Gran Enseñanza.