Ser hijos de una madre narcisista

madre e hija
relacion hijos y madres narcisistas

“Mi madre se hace la víctima”, ¿soy una mala hija?” o “mi madre siempre me critica”... ¿Te reconoces pensando esto? En este post hablamos sobre un tipo de madre tóxica: la narcisista. Te contamos sus rasgos más importantes, las diferencias con una madre saludable y claves para sanar la relación madre-hij@

Jordi Gil Martín - Doctoralia.es

Escrito por Jordi Gil Martin

Psicólogo Barcelona. Terapeuta Gestalt. Co-director de Gestalt Salut



Psicólogos Barcelona. Terapia Gestalt. Psicología online
Te ofrecemos una primera consulta gratuita dónde podrás;

- Resolver alguna dificultad concreta que estés viviendo

- Valorar si necesitarías iniciar un proceso de  acompañamiento terapéutico.


Freud hablaba de que es la mirada de la madre la que da existencia. En este post hablaremos de un tipo de madre tóxica, la madre narcisista, esta es una madre difícil de identificar ya que aparentemente es funcional, posee una buena imagen externa, y es proveedora de cuidados materiales.

Los rasgos de la madre narcisista

Aunque en su imagen sea funcional, la madre narcisista es fría en el contacto con sus hijos y está hípercentrada en sí misma. El narcisismo materno bloquea el vínculo amoroso madre-hij@, su amor es poco mamífero, no dando la base de afecto, apoyo y sostén a sus hij@s, necesarios para un desarrollo saludable.

 

La imagen a dar eclipsa su impulso tierno. En realidad esta imagen proyectada afuera no coincide con la realidad afectiva que da a sus íntimos. Los de afuera perciben una imagen materna idílica, porque no tienen un contacto con la realidad íntima familiar, solo con la imagen proyectada por ella misma (“mi madre era profesora en mi colegio, mis compañeros estaban encantados con ella, y en casa solo recibíamos críticas y reproches.” ). La realidad, que no se ve desde afuera, es que tiene muy poca o ninguna disponibilidad hacia sus pequeñ@s dejando de aportarles los recursos necesarios para un desarrollo sano. Su energía se dirige a su imagen.

¿Cómo saber si tienes una madre narcisista? Diferencias entre tipos de madres saludables y narcisistas.

La madre saludable (la madre suficientemente buena de Winnicott) se auto-sostiene y sostiene al pequeñ@, es proveedora de cuidados, calor, atención, empatía y ternura. Tiene una base de afecto que aporta a sus hijos los ingredientes necesarios para la construcción del sentimiento de CONFIANZA BÁSICA, elemento primordial para desarrollar la capacidad de autorregulación y autonomía en el futuro adulto. 

 

La madre narcisista está tan ensimismada en sí misma que el/la otr@ no existe apenas, ella sigue con su necesidad infantil de gustar y de ser el centro de atención. Para este tipo de madre los demás deben girar alrededor suyo. Ella es el sol, un sol que no da calor ni alimentos nutricios. Da fuego en forma de crítica y abandona afectivamente a sus planetas cercanos. No posee una conexión empática y asimismo hay un juicio hacia sus hijos e hijas de que ést@s nunca serán suficientes ni para mamá ni para nadie, nunca alcanzarán su ideal. 

 

¿Cómo puedo confiar y valorarme a mí mism@ si mi madre nunca me lo ha dado?

Este exagerado autocentramiento de la madre narcisista crea hijo/as que cuando son adult@s siguen buscando el amor incondicional que no recibieron, siguen en la pataleta ante el mundo por el amor que no recibieron o confían poco en que lo amoroso no implique pagar una factura emocional.  

 

Los hij@s en la adolescencia y más adelante como adult@s empiezan a contactar con otras realidades familiares y de ahí pueden discriminar y valorar por contraste lo vivido como no saludable. Pueden darse cuenta de que tienen una madre en apariencia funcional a nivel social-material, ya que tiene la capacidad de mantener un buen trabajo, una familia, un círculo social, pero que todo eso es pura fachada. Una fachada muy creíble con lo que es muy difícil para los hij@s detectar la toxicidad de la dinámica relacional materna. 

 

Al fin y al cabo: ¿cómo criticar a alguien que es vivido como ideal por los de afuera, y cuya moto ha comprado mi querido padre? La vivencia íntima es que  esta madre que todo el mundo admira y quiere, a mí (su hij@) me dio una gran dosis de miedo, angustia, crítica, abandono e indefensión que no me ha permitido desarrollar una base de confianza y auto-sostén para poder ser un adulto autónomo y equilibrado.

 

El trabajo de reconstrucción de los hij@s de este tipo de  madre es necesario y durará años. Claves para sanarnos de una relación con una madre narcisista:

Las claves para sanar la relación con una madre narcisista:

  1. Lo primero es darse cuenta de que HE SIDO DAÑAD@,
  2. Lo segundo a aposentar es que EL PROBLEMA LO TENÍA MI MADRE, NO YO.
  3. Y tercero RECONOCER LAS HERIDAS que necesito trabajarme para tener una buena vida con una confianza y autoestima sagrada, poder ser yo mism@ y validarme de adentro hacia fuera.
  4. Iniciar un TRABAJO TERAPÉUTICO de conciencia y sanación.
  5. Celebrar la victoria, sobrevivir a una madre narcisista no es nada fácil.

Para reconstruirnos es  imprescindible repararnos desde la conciencia, el auto compromiso y ser radicalmente honest@ con un@ mism@:

“fui abusad@ por una madre que no me dio ni existencia ni amor verdadero. Fui anulad@ e invisibilizad@"

 

Es importante que te recuerdes que lo que no recibiste no fue por tu falta de validez y que seas consciente de que el SENTIMIENTO DE CONFIANZA BÁSICA, que se construye a través de un vínculo materno-filial sano, no lo has podido desarrollar debido a que tuviste una madre la cual no te dio el espacio, el calor y el amor necesario.

 

La sanación debe iniciarse en solitario, encontrar un terapeuta, asistir a un grupo de apoyo, compartir con alguna amistad que haya vivido algo parecido. Es necesario buscar y realizar un proceso terapéutico. Además, hay que tener cuidado a la hora de confrontar con la madre narcicista, ésta suele ser una opción infértil y retraumatizante, ya que aún responde con más rechazo, negación y crítica, dañando aún más la herida original. Es más recomendable buscar espacios terapéuticos, donde nos sintamos acogidos y validados para elaborar y asimilar nuestra historia traumática 

Por Jordi Gil Martin y Marta Grimalt Cespedes - Co-Directores de Gestalt Salut Psicoterapia

Puedes contactar al autor a través del formulario al final de la publicación. 

Bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND

 

Últimos posts de nuestro blog:

 

Esperamos que este post sobre cómo sanar la relación con una madre narcisista te sea nutricio y útil para tu desarrollo personal. Puedes dejarnos tus comentarios aquí abajo...

 


Psicólogos Barcelona. Terapia Gestalt. Terapia online


 

¡Déjanos tus comentarios sobre el artículo! 

Escribir comentario

Comentarios: 5
  • #1

    Pilar (sábado, 20 junio 2020 06:57)

    Y la implicación del padre? Como afecta al desarrollo de la niña - niño? Al no estar presente en la educación? O al solo estar para lo bueno?
    Donde recae su responsabilidad para equilibrara una madre desequilibrada?
    Poooost!

  • #2

    Marilú Ciapponi (sábado, 20 junio 2020 14:04)

    Hola. Me ha servido mucho. Pregunto: y las consecuencias de un padre narcisista? Me gustaría saber. Saludos cordiales y gracias.

  • #3

    romina (martes, 23 junio 2020 18:08)

    Ahora de grande reconozco que tengo una madre toxica y es cierto enfrentala solo hacr mas daño.. Hoy vivo con ella y mis hijas cada vez q abre su boca es para sentirme peor... La peor parte es q salgo se un matrimonio tóxico es sanar x dos

  • #4

    Celeste (viernes, 26 junio 2020 04:07)

    Yo identificó a mi.madre en esto que describen. Pero también me identifico a mi ejerciendo mi maternidad. Estoy en terapia . Muy lindo artículo. GRACIAS!

  • #5

    Sandra Urquiola (sábado, 27 junio 2020 14:32)

    Creo que porque el análisis es desde una visión freudiana es que la figura del padre no se nombra.
    Algo que me impacto en mí vida es que solo pude ver mí realidad de haber tenido una madre narcisista en los ojos de amigas. Ellas me ayudaron a notarlo. Porque mí madre (si bien era violenta) se mostraba siempre como un mujer correcta, fue difícil ver en ella el desamor, el abandono, la indiferencia y ver en sus actos solo la intención de "conquistar" a mí padre..