El enfado: ¿Para qué sirve y cómo gestionarlo?

hombre levantando sus brazos en la naturaleza
La gestión del enfado

 

El enfado es una emoción que habitualmente nos cuesta gestionar. Mayormente la vivimos de un modo desagradable, lo pasamos mal cuando estamos enfadados. La cuestión no es eliminar el enfado o las situaciones que nos molestan. Se trata de aprender a vivirlo y a gestionarlo, pudiendo transitarlo y transformarlo de un modo ecológico en una acción útil.

 

Escrito por Jordi Gil.

Psicólogo Barcelona. Terapeuta Gestalt



Psicología y Terapia Gestalt:


¿Para qué sirve el enfado?

En las emociones es importante aprender a reconocerlas, sostenerlas y gestionarlas.

Primero de todo se trata de reconocer sí o sí, la función sana que tiene cada emoción

 

El enfado nos ayuda a:

  • Defendernos o defender a los demás
  • Aprender a ponerse y a poner límites
  • Aprender a decir “NO”
  • Diferenciar lo que quiero/necesito
  • Reconocer la herida para sanar, darnos cuenta de lo que nos duele.
  • Distinguir lo mío, de lo del otro

Es clave vivir las emociones como respuestas biológicas que nos facilitan el vivir, como portadoras de información y mensajes que nos pueden ayudar a transitar situaciones y a tomar lo mejor de la vida.

 

Una vez hemos ampliado nuestro mapa y validamos el enfado, es nuestra actitud ante esta emoción lo que hay que trabajarse.

La gestión del enfado: Aprender a transformarlo de un modo ecológico

 

Para la gestión del enfado, te sugiero 10 cosas que puedes empezar a practicar:

  1. Cuando sientes esta emoción, atiende a ¿Qué historia te estás contando?, ¿Podrías contarte otra historia, en la que tu enfado baje de intensidad?
  2. Reconoce la sensación física de enfado en tu cuerpo. ¿Es una experiencia o sólo un pensamiento?
  3. Usa la fuerza del enfado para poder expresarlo. El enfado aporta un plus de energía y, en su expresión, recuerda a Paracelso, “el veneno está en la dosis”. Todo depende de la cantidad de enfado, y de no confundirlo con otras vivencias como el resentimiento, la ira o el mero deseo de venganza.
  4. ¿Qué es concretamente lo que te duele? Por ejemplo, “no me gusta cómo me habla Antonio siento que se pone por encima mío”, “no siento que me incluyan en las reuniones de trabajo”, …
  5. Pregúntate si este enfado que vives merece ser gestionado en forma de acción. Quizás no valga la pena hablar con el maleducado de turno.
  6. Reconoce que algo te duele, no te pelees con el hecho de que estas enfadado. (“No debería molestarme pero el hecho es que mi jefa me saca de quicio”).
  7. Busca y encuentra una frase que te permita expresar tu molestia/enfado, del tipo, “me molesta que me digas…”, “tu comentario me ha dolido”, “para mi es importante que sepas…”
  8. Se compasivo contigo mismo. A veces somos heridos, lo importante es cobijarnos y restaurar nuestra energía.
  9. Date 5 minutos para reconocer si el enfado es acompañado de otras emociones como la tristeza o el miedo
  10. Elige el camino menos dañino.

Por cierto, nos equivocaremos en estas prácticas. Como con cualquier cosa, mejoramos con la práctica continua. Se aprende a gestionar el enfado en un largo proceso de ensayos continuos. Se trata de entrar en una gimnasia emocional que nos permita dejar de vivir el enfado de un modo desagradable y poder usar su energía a favor. 

Con cada experiencia, tenemos una nueva oportunidad para practicar. Otra oportunidad se abre, una y otra vez, para poder mejorar nuestro trato con esta emoción.

Libros sobre el enfado que recomiendo:

Sobre el enfado, y sobre las emociones en general, te recomiendo la lectura de:

 

Por Jordi Gil Martin - Co-Director Gestalt Salut Psicoterapia

Puedes contactar al autor a través del formulario al final de la publicación. 

Bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND

 

Últimos posts de nuestro blog:


 

Esperamos que este artículo sobre la gestión del enfado te sea nutricio y útil para tu desarrollo personal. Puedes dejarnos tus comentarios aquí abajo...

 

¡Déjanos tus comentarios sobre el artículo! 

Escribir comentario

Comentarios: 3
  • #1

    Marisa (sábado, 27 enero 2018)

    Muy claro.muy explicativo.

  • #2

    Magdalena Isabel Ojeda (sábado, 27 enero 2018 22:53)

    Muchas gracias por estas explicaciones que nos ayudan a crecer . Hoy tuve una situación que me enfadó y pude manejarla por suerte de manera positiva. Pude expresarla por escrito y eso me ayudó. Tomaré en cuenta la bibliografía al respecto. Atte. Magda

  • #3

    Dra. Jaci Molins Roca (martes, 30 enero 2018 12:15)

    Gràcies Jordi per aquest esplèndid article sobre "el enfado". El trobo molt útil per als meus clients i pacients. Si m'ho permets, els hi recomanaré.
    Sóc metge, psicoterapeuta i coach