El cojo y el ciego: Un cuento corto y cuatro enseñanzas gestálticas

manos
polaridades gestalt

Este cuento sobre el cojo y el ciego nos permite reconocer 4 enseñanzas gestálticas acerca de: 1) los conflictos entre las personas, 2) las polaridades de la terapia Gestalt, 3) el reconocimiento de nuestras potencialidades y límites, y 4) la integración de nuestro “yo vulnerable” con nuestro “yo acompañante”. ¡Que los disfrutes!

 

Escrito por Jordi Gil Martin.

Psicólogo Barcelona. Terapeuta Gestalt.



En Gestalt Salut puedes solicitar asesoramiento psicológico

en formato presencial u online.


Un cuento gestáltico dice así...

A continuación comparto un cuento llamado “El cojo y el ciego” que, desde una mirada gestáltica, nos permitirá reconocer 4 enseñanzas:

 

En un bosque cercano a la ciudad vivían dos vagabundos. Uno de ellos era cojo y el otro ciego, pero, en lugar de ayudarse entre ellos, siempre se peleaban por la mejor esquina para pedir limosna a los transeúntes.

Pero una noche muy ventosa el bosque ardió y las chozas en las que vivían fueron pasto de las llamas. Perdieron lo poco que tenían y ya sólo les quedaba por salvar sus vidas. Sin embargo, tenían serias dificultades para valerse por sí mismos en ese difícil trance. El cojo veía claro que aún había posibilidad de huir aunque el fuego era tan devastador que en unos minutos les habría cercado impidiéndoles la escapada. El problema es que él no podía salir corriendo por sus dificultades de movilidad. El ciego, por su parte, disponía de dos buenas piernas para librarse, pero no podía ver por dónde tirar.      

En un trance como éste, en el que el final más seguro era la muerte, se dieron cuenta de que se necesitaban. El ciego cargó con el cojo a cuestas y funcionaron como un solo hombre. Uno corrió y el otro le marcó el camino. Así pudieron salvar sus vidas y así empezó una larga amistad. 

 

Las enseñanzas gestálticas del cuento:

Este cuento puede poseer muchas interpretaciones. A continuación comparto 4 enseñanzas inspiradas en la Terapia Gestalt:

 

  1. Una de ellas es que ante un conflicto entre dos personas, la sorda y la ciega pueden aprender juntas a ver y a oír, esto se da si ambas están dispuestas a poner conciencia y a escuchar y ver cosas que quizás no son afines a su mapa de como deben ser las cosas.
  2. La segunda interpretación es como dos partes de una polaridad interna a nivel de personalidad, por ejemplo el trabajador y el ocioso, si ambas cooperan pueden ayudarse a ser felices, una aportando estructura y esfuerzo, y otra aportando descanso y banalización. Puedes aprender más sobre las polaridades y la terapia gestalt, en nuestro artículo Polaridades Gestalt
  3. La tercera es que seamos conscientes y compasivos con nuestra sordera y ceguera, todos poseemos puntos ciegos o sordos. Tenemos potencialidades y límites.
  4. La cuarta interpretación es tan existencial como intima, en todos hay un yo vulnerable que hace lo que puede en las distintas situaciones que nos vamos encontrado y otra parte de nosotros, un yo acompañante, que le ayuda a través de los recursos que desarrollamos en la vida a través de nuestra experiencia. Ambas partes deben ayudarse y amarse, amemos nuestra vulnerabilidad aquella que sufre y se esfuerza por darnos una buena vida. 

Conclusiones: La gestalt nos ayuda a reconocer y amar nuestra vulnerabilidad

Mediante un proceso de Terapia Gestalt aprendemos a integrar nuestras polaridades y desarrollar una autoestima sana.

Si nos ayudamos internamente dejamos de ser vagabundos en la vida, ya que nos auto asistimos desde el amor hacia nosotros mismos.

El que tiene amor hacia sí mismo, ama por igual su perfección momentánea como a su imperfección humana.


 

Respira y comprende que estás vivo. 

Respira y comprende que todo te está ayudando. 

Respira y comprende que tú eres el mundo. 

Respira en la compasión y exhala alegría. 

Respira y sé uno con el aire que respiras. 

Respira y sé uno con el río que fluye. 

Respira y sé uno con la tierra que pisas. 

Respira y sé uno con el fuego que brilla. 

Respira y descarta la idea de nacimiento y muerte. 

Respira y verás que la impermanencia es la vida. 

Respira por tu alegría de ser estable y sereno. 

Respira para que tu dolor fluya. 

Respira para renovar todas las células de la sangre. 

Respira para renovar las profundidades de la consciencia.

Respira y vive en el aquí y ahora. 

Respira y todo lo que toques será nuevo y real.

Thich Nhat Hanh.


 

Respira y envíate amor a ti mismo.

 

Es importante amar a nuestra vulnerabilidad, ya que ella vivió las angustias, los miedos, las incertezas, las frustraciones, las pérdidas del vivir con una total y absoluta lealtad hacia ti.


Por Jordi Gil Martin - Co-Director Gestalt Salut Psicoterapia

Puedes contactar al autor a través del formulario al final de la publicación. 

Bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND

 

Últimos posts de nuestro blog:


 

Esperamos que este cuento gestáltico sobre las polaridades y la cooperación te sea nutricio y útil para tu desarrollo personal. Puedes dejarnos tus comentarios aquí abajo...

 

 

¡Déjanos tus comentarios sobre el artículo! 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Ana Maria (sábado, 17 agosto 2019 06:09)

    Me gustó la cuarta interpretación, una muy buena síntesis para algo nada sencillo.