La pereza: Su función sana y estrategias para transitarla

hombre perezoso
la pereza

¿Por qué tienes pereza para todo?, ¿Qué te está indicando tu pereza?, ¿Cómo puedes vencerla y sentirte mejor? En este post te explicamos qué es la pereza, sus causas y 7 estrategias para transitarla.

 

Escrito por Jordi Gil.

Psicólogo Barcelona. Terapeuta Gestalt.



Psicología y Terapia Gestalt


“No existe pasión más poderosa que la pasión de la pereza.”

Samuel Beckett


La pereza: Definición y causas


La pereza (latín: acedia, accidia, pigritia) es la negligencia, astenia, tedio o descuido en realizar actividades. La religión cristiana, clasifica la pereza como un vicio capital ya que genera otros pecados, si bien antiguamente se la denominaba acedia o acidia, concepto más amplio que tenía que ver con la tristeza o la depresión.

Definición de Wikipedia.

 

 


 

Volvemos a nuestra rutina, y aparecen distintas perezas.

 

El peor mal de la pereza, está muy bien argumentado en el eneagrama de la personalidad y se encarna en el eneatipo 9, es cuando se convierte en una acidia psicológica, es decir cuando evitamos mirarnos por dentro y conectar con nuestro interior. Cuando la persona prefiere decir sí a escuchar y manifestar sus noes, prefiere no elegir por evitar confrontar con su verdad, cede su protagonismo vital y sigue a los demás, se desconecta de su rabia y por tanto también de su fuerza…y un largo etc. de desconexiones y evitaciones alimentadas por el mecanismo de la sobre adaptación la cual implica una desconexión del sí mismo.

 

Es importante escuchar el mensaje de la pereza, y no penalizarnos por sentirla. Es posible que la pereza nos indique lo que debemos atender.

 

La pereza a veces es un disfraz donde se esconden distintas cuestiones.

 

Muchas vivencias, emociones o sensaciones se visten de ella puede ser que ocultemos nuestro miedo detrás de la pereza, que estemos desenergetizados o faltos de placer, que alguien nos molesta en exceso, que hayan tareas que no queremos hacer o que debemos hacerlas de otra manera,…

¿Cómo usar la pereza a tu favor?

Debemos escuchar nuestra pereza para atendernos de un modo ecológico, quizás que te cueste tanto ir a trabajar te indique que necesitas algún cambio vital.

 

Es importante reconocer su función sana, dejar de pelearnos con ella nos facilita no desgastar nuestra energía, y aprender a escucharla nos conecta a una mayor amabilidad con nuestra experiencia.

8 formas de gestión de la pereza

A continuación compartimos 8 formas de gestión de la pereza que puedes empezar a practicar:

  1. Llévala al cuerpo, respírala, no la rechaces, experiméntala sin juicio.
  2. Divide las tareas en sus subtareas
  3. Asume que puedes hacer cosas aunque tengas pereza
  4. Piensa cosas que te pueden facilitar las acciones
  5. Investiga que hay detrás de ella. Escúchala. Se curioso.
  6. Mueve tu cuerpo. El movimiento es vida. Pase lo que pase, muévete. Puedes hacer clases de movimiento, de danza, natación, …no dejes que se aposente. La cosa es escuchar su mensaje y dejar que se vaya.
  7. Ponte existencial ¿estás contenta con tu vida? y ¿que necesitas para estarlo?
  8. Habla de ella con alguien, sal de ti mismo para tener otra mirada.

Atender tu pereza, es atender a tus necesidades, y empoderarte.


“La pereza viaja tan despacio que la pobreza no tarda en alcanzarla.”

Frases de Benjamin Franklin


Por Jordi Gil Martin - Co-Director Gestalt Salut Psicoterapia

Puedes contactar al autor a través del formulario al final de la publicación. 

Bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND

 

Últimos posts de nuestro blog:


 

Esperamos que este artículo sobre la pereza te sea nutricio y útil para tu desarrollo personal. Puedes dejarnos tus comentarios aquí abajo...

 

¡Déjanos tus comentarios sobre el artículo! 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    Angel (sábado, 22 septiembre 2018 19:43)

    Muchas gracias por tus palabras. Hoy mismo he sentido mucha pereza y me he puesto a mirarla. Me he levantado y he hecho cosas y una ha llevado a la otra. He visto perfectamente de donde viene, y me encuentro en las palabras que dices en este blog.
    :)