Aprende a escuchar las señales de tu cuerpo para vivir mejor.

 

En este post sobre terapia corporal compartimos reflexiones acerca del cuerpo como una de las mejores fuentes de auto-conocimiento de las que disponemos. También te dejamos un ejercicio muy interesante que puedes practicar para comprobarlo. 

 

Escrito por Jordi Gil Martín. Psicólogo y especialista en terapia GestaltCo-Director Gestalt Salut.   


Haz este ejercicio de terapia corporal y comprueba su  potencial.

Con terapia corporal aprendí que el cuerpo es la estructura física desde la que vivimos, y donde se da nuestra experiencia, fruto de la relación con un ambiente físico o humano, “en esta habitación siento calor” o “siento alegría al ver a Juan”. 

 

Mediante ejercicios de terapia corporal aprendí que el cuerpo es nuestro yo tangible. Nuestra identidad física nos informa de cómo vivimos lo que vivimos:

  • Una situación: “estoy cansada de esperar”,
  • Un alguien “Juana me tensa”,
  • Una noticia: “Lo que me cuentas me apena”, etc…

El cuerpo es una fuente de información primaria y básica, es receptor y emisor.

 

¿Cómo escuchar las señales del cuerpo? Un buen ejercicio de terapia corporal

Un buen ejercicio de terapia corporal facilita a la persona ir poniendo la conciencia en las propias sensaciones, para aprender a reconocerlas y gestionarlas, por ejemplo: “siento tristeza en mis ojos, necesito un espacio donde estar conmigo mismo”.

 

Un buen ejercicio de terapia corporal toma en cuenta que el cuerpo vive lo que vive, no lo que debería vivir. Es amoral, en el sentido de que no se puede forzar una sensación, si algo me alegra me alegra y si alguien me pesa pues me pesa, y punto. Es una brújula ecuánime.

 

El darse cuenta corporal me acerca a mi experiencia para, desde allí, tenerla en cuenta, (por ejemplo, que note mi enfado no me obliga a expresarlo). 

Un ejercicio de terapia corporal

ejercicio terapia corporal
un ejercicio de terapia corporal

Te propongo el siguiente ejercicio de terapia corporal para darte cuenta de una vivencia de tu cuerpo: 

  • Déjate sentir en tu cuerpo a una persona que habitualmente te despierta una sensación agradable.  ¿Qué zonas de tu cuerpo se movilizan a nivel energético? Respira estas sensaciones hasta que se desvanezcan por si solas.
  • Ahora, realiza el mismo ejercicio de terapia corporal con una persona que habitualmente te despierta una sensación desagradable. ¿De qué te informan estas sensaciones? ¿Qué acción te nace hacer o dejar de hacer?

“Tu cuerpo es templo de la naturaleza y del espíritu divino. Consérvalo sano;

respétalo; estúdialo; concédele sus derechos.” (Henry F. Amiel)


¿Por qué recomendamos hacer terapia corporal?

Un entrenamiento atencional en el cuerpo nos permite no ser desbordados por el nerviosismo, la angustia, el miedo, la euforia… Con terapia corporal aprendemos a acompañar nuestra experiencia corporal y a usar nuestro pensamiento para dar una salida sana a nuestras experiencias físicas, “le pedí a Juana de hablar un rato a solas para expresarle mi enfado”.

 

Habitualmente a más conciencia de cuerpo más coherencia.

Por Jordi Gil Martin - Co-Director Gestalt Salut Psicoterapia

Puedes contactar al autor a través del formulario al final de la publicación. 

Bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND

 

Otros artículos de nuestro blog:


 

Esperamos que este post de terapia corporal te sea nutricio... Puedes dejarnos tus comentarios aquí abajo. ¿Deseas iniciar una terapia o informarte sobre las actividades que organizamos? Consulta con un psicólogo o terapeuta Gestalt ¡Primera entrevista informativa gratuita!

 

¡Déjanos tus comentarios sobre el artículo! 

Comentarios: 0 (Discusión cerrada)
    Todavía no hay comentarios.