El Movimiento Expresivo y los 7 centros de energía o chakras

Aspectos centrales de cada centro que puedes desarrollar

 

El Movimiento Expresivo puede ser de gran ayuda para equilibrar tus centros de energía o chakras. Este artículo escrito por Marta Grimalt, co-directora de Gestalt Salut, explica los aspectos centrales de cada uno de los 7 chakras, junto con las virtudes del Movimiento Expresivo para destrabar la energía atascada del cuerpo.

La energía de nuestro cuerpo está organizada y distribuida por los Centros de Energía, que siguiendo la tradición del yoga son siete, llamados chakras, situados a lo largo de nuestra columna vertebral. Debido a nuestra construcción personal de una actitud postural o personaje fijado estos centros energéticos no funcionan con la independencia necesaria para desarrollar sus funciones sino que se interfieren unos con otros. Cuando esto ocurre nos enfermamos, envejecemos, nos sentimos infelices. 

 

A través del Movimiento Expresivo podemos destrabar la energía atascada en nuestro cuerpo y volver a re-equilibrarnos a todos los niveles (energético, corporal, emocional y mental). 

 

A través del trabajo con los centros de energía en Movimiento Expresivo vamos acompañando a la persona en su toma de conciencia de lo doloroso y de lo luminoso de su ser, invitándole a que dé espacio a sus emociones, bloqueos, dolores, personajes, dinámicas y patrones… y pueda ver que existen otras posibilidades de vivirse, que puede salir de la cárcel conocida, de lo mecánico y ampliarse a sí mism@.

 

 

El Movimiento Expresivo y los aspectos centrales de los 7 centros de energía o chakras:

  • Centro bajo: Cuerpo, materia, receptor y generador de energía, raíz, gravedad, peso, estabilidad, apoyo, seguridad, fuerza, límites, hogar, familia, dinero, territorio, instinto, conciencia necesidades orgánicas y materiales, salud física, sobrevivencia física, voluntad de ser.
  • Centro lumbo-sacro o motor: distribuidor de la energía, sexualidad, sensualidad, placer, sentir, reproducción, vitalidad, movimiento, ir hacia el mundo, lucha por el territorio, atracción y rechazo,
  • Centro Vegetativo: Cuidado del buen funcionamiento orgánico (bienestar vegetativo), vida emocional, afectividad condicionada, discernimiento de lo que nos sienta bien o mal, voluntad, poder personal.
  • Centro Cardíaco: Afectos, diferenciación yo-tu, amor incondicional, altruismo, unidad, equilibrio y armonía, conexión con uno mismo y con los otros.
  • Centro Laríngeo: puente entre cuerpo y mente, intelecto. Órganos de los sentidos, comunicación, expresión, vibración, sonido, voz, toma de conciencia, aprendizaje, memoria, técnica, conocimiento, arte, creatividad,
  • Centro Frontal: Visión, mente superior, conciencia, formación del pensamiento, conexión con lo real, intuición, observación desapegada, coordinación de todos los centros.
  • Centro Coronario: recepción, unidad, meditación, Intuición, espiritualidad, trascendencia. 

Escribir comentario

Comentarios: 0