Cuatro razones para animarnos a practicar la meditación

Es sabido que la meditación tiene grandes beneficios... En este artículo compartimos 4 cualidades que puedes cultivar al meditar. Estas cualidades son las que trabajaremos durante el curso de meditación que realizaremos en julio de 2016 en nuestra Escuela de Verano. Más abajo compartimos información. Ahora lee este artículo sobre la meditación escrito por Ita Maragall... ¡Qué lo disfrutes!

Los beneficios de la meditación

meditación
meditación

Ciertamente, es una cosa extraña de hacer: simplemente sentar y básicamente no hacer nada.  De eso de trata la meditación. Aún así, el simple hecho de detenernos es la mejor manera de cultivar nuestras cualidades innatas. La experiencia humana es llena de imprevisibilidad y paradoja, alegrías y dolores, éxitos y fracasos. A lo largo de nuestra vida, no podemos escapar de estas experiencias. Mediante la meditación podemos entrenarnos a abrirnos y aceptar más todo el abanico de nuestras experiencias, podemos llegar a sentirnos más estables y relajados ante todo aquello que nos trae la vida.

 

Hay muchas maneras de trabajar con la mente. Una de las herramientas más efectivas es la meditación. La meditación nos abre en cada momento de nuestra vida. Cada momento es totalmente único y desconocido. Nunca antes hemos experimentado este preciso momento.

 

 

Meditar es estar abierto y ser amable con nosotros mismos y nuestra situación durante cualquier tipo de experiencia. El espacio de meditación es como el cielo abierto –espacioso y bastante vasto para acomodar todo lo que surge. En la meditación, nuestros pensamientos y emociones pueden llegar a ser como nubes que aparecen y desaparecen. Lo bueno, lo cómodo, lo placentero, lo difícil y doloroso –todo viene y todo se va. Estar con nosotros, sea cual sea lo que esté pasando, sin poner etiquetas de bueno o malo, correcto o equivocado, puro o impuro. En la meditación, estamos abiertos a cualquier cosa que nos presente la vida. 

 

Cualidades que puedes cultivar cuando meditas:

  

Podríamos decir que cuando meditamos, fundamentalmente estamos nutriendo cuatro cualidades que son parte de nuestra naturaleza como seres humanos. Estas cualidades son razones de peso para animarnos a practicar la meditación:

 

1. Constancia y perseverancia: Quiere decir que cuando te sientas a meditar y te permites experimentar lo que está pasando en este momento – puede ser tu mente que se va a kilometros de aquí, el cuerpo incómodo, la somnolencia, el corazón lleno de miedo, cualquier cosa que aparezca – estás con la experiencia.

 

2. Lucidez, claridad: La habilidad de darnos cuenta cuando nos distraemos. Desarrollamos nuestra habilidad de ver nuestros pensamientos y emociones claramente y no dejarnos llevar... Aprendiendo a estar, empezamos a formar una claridad de simplemente ver, sin juzgar. Los pensamientos y las emociones aparecen, y podemos verlos muy claramente. 

La meditación nos ayuda a vernos claramente a nosotros mismas y nuestros patrones habituales que limitan nuestra vida. Empiezas a ver tus opiniones claramente, tus prejuicios, tus mecanismos de defensa. La meditación profundiza tu propio conocimiento.

 

3. Valor, intrepidez: Estar dispuestas a estar con nuestros pensamientos y sensaciones, incluso en aquellos sueño buenos, malos o indiferentes. El cultivo del valor parece desarrollarse orgánicamente en nosotros, es como un proceso gradual que puede ser lento. Pasado un tiempo, te encontrarás desarrollando el valor de experimentar tu malestar emocional y las pruebas y tribulaciones de la vida.

 

4. "Fer-ne un gra massa": La buena meditación, la mala meditación… No dejarnos emocionar por los momentos de comprensión ni decepcionar por los momentos de aburrimiento, cansancio o preocupación. Simplemente estamos presentes. Con la meditación puedes experimentar una comprensión profunda o sentirte una persona afortunada, o tener la sensación de transformación y descubrimiento de fortalezas. Estas cosas pueden pasar y te pueden transformar la vida, pero a la vez no tenemos que dejarnos arrastrar por la arrogancia y el orgullo o la sensación de ser especial. Lo mismo hacia la dirección opuesta, es decir, la auto-denigración o baja auto-estima. Así pues, la meditación nos ayuda a cultivar esta actitud de que “todo pasa”, con muestras de humor y flexibilidad.

 

Artículo escrito por Ita Maragall. 

Estas cuatro cualidades son las que se trabajarán durante el taller de Meditación de la Escuela de Verano de Gestalt Salut.

Escribir comentario

Comentarios: 0