El arte de "soltar" y "dejar ir" en la terapia

Infografía terapia gestalt para aprender a soltar con iconos de freepik
Terapia para aprender el arte de soltar

Compartimos tres valiosas sugerencias basadas en la Gestalt para aprender a "soltar". 

A veces cargamos hechos del pasado, la culpa, el resentimiento, los fallos de ayer o de esta mañana, etc... Cargamos con tantas cosas que a veces nuestra espalda se resiente, nos encorvamos y nos surgen ganas de tirarnos al suelo. Es suficiente con detenerse un poco y con aprender a ir soltando pesos pequeños, para luego pasar a los medianos y hasta grandes.

 

Por Jordi Gil Martín. Psicólogo especialista en terapia Gestalt. Co-Director Gestalt Salut.

 

Bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND

Icon made by Freepik, from www.flaticon.com 



(Publicidad) 400 horas de formación presenciales en Barcelona.

Técnicas Psicocorporales para profesionales de la salud, la ayuda y la educación. Pulsa en la imagen para más información:


¡Sueltas cargas y pesos con Terapia Gestalt!

Para aprender el difícil arte de soltar y dejar ir, ten en cuenta estas sugerencias que podrán ayudarte, basadas en la terapia Gestalt:

 

  • Frecuentemente es lo agradable lo que nos va permitir soltar lo desagradable. El placer sana. A veces pasarlo bien facilita soltar el dolor del pasado. Es disfrutar del vivir lo que nos permite dejar marchar los pesares inevitables de la vida. Si el domingo te lo pasas bien será más fácil soltar las estupideces del sábado.
  • Centra tu atención en el presente, y en el futuro. No te ancles al pasado. Ten claro siempre que el destino está enfrente de nosotros, no está detrás. Ten en cuenta esta cuestión hasta la saciedad, repítela como si fuera un mantra.
  • Empieza soltando pequeños hábitos, empieza por lo pequeño. Suelta tu enfado con tu jefe antes de soltar el resentimiento hacia tu padre. Lo grande quizás precise de un profesional de la ayuda, psicólogos o terapeutas.

Una enseñanza zen, dice así:

 

Dos monjes zen iban cruzando un río. Se encontraron con una mujer muy joven y hermosa que también quería cruzar, pero tenía miedo. Así que un monje la subió sobre sus hombros y la llevó hasta la otra orilla. 

El otro monje estaba furioso. 

No dijo nada pero hervía por dentro. 

Eso estaba prohibido. 

Un monje budista no debía tocar una mujer y este monje no sólo la había tocado, sino que la había llevado sobre los hombros. 

Recorrieron varias leguas. 

Cuando llegaron al monasterio, mientras entraban, el monje que estaba enojado se volvió hacia el otro y le dijo: 

-Tendré que decírselo al maestro. Tendré que informar acerca de esto. Está prohibido. 

-¿De qué estás hablando? ¿Qué está prohibido? -le dijo el otro. 

-¿Te has olvidado? Llevaste a esta hermosa mujer sobre tus hombros -dijo el que estaba enojado. 

El otro monje se rió y luego dijo: 

-Sí, yo la llevé. Pero la dejé en el río, muchas leguas atrás.

Tú todavía la estás cargando... 


 

 El arte de vivir implica saber cuándo aferrarse y cuándo dejar ir. 

Havelock Ellis  

 


¡Que el dejar ir os acompañe! 

 

Por Jordi Gil Martin - Co-Director Gestalt Salut Psicoterapia

Puedes contactar al autor a través del formulario al final de la publicación. 

 


Esperamos que este post de psicoterapia gestalt te sea nutricio... Puedes dejarnos tus comentarios aquí abajo. ¿Deseas iniciar una terapia o informarte sobre las actividades que organizamos? Consulta con un psicólogo o terapeuta Gestalt ¡Primera entrevista informativa gratuita!


Escribir comentario

Comentarios: 0