Las corazas del amor.

Una mirada desde la terapia psicocorporal

La terapia psico-corporal contiene herramientas muy poderosas para sanar las corazas del cuerpo. Este artículo hablamos sobre las corazas del amor, y las características de nuestro centro o chakra cardíaco, las emociones y sentimientos asociados. Allí se aloja nuestra vida afectiva, con nuestras heridas y corazas. ¿Cómo podemos sanarlas?   

Artículo escrito por Marta Grimalt. Psicóloga y Terapeuta Gestalt.  Co-Directora de Gestalt Salut.  Bajo licencia Creative Commons BY-NC-ND



400 horas de formación presenciales en Barcelona. Técnicas psicocorporales para profesionales de la salud, la ayuda y la educación. Solicita una entrevista gratuita: Contacta con Gestalt Salut


"ANAHATA" EL CENTRO CARDÍACO y la TERAPIA CORPORAL

 

 

La sanación de este centro depende de que desarrollemos una afectividad positiva, el Amor.


Todos tenemos una herida en lo afectivo o RELACIONAL y habitualmente tenemos miedo a exponernos al encuentro con el otro...


El centro cardíaco es el centro de nuestra vida afectiva, y está relacionado con nuestros afectos, lo que sentimos por las personas y las cosas del mundo que nos rodea (sentimientos que puede ser de acercamiento o de rechazo) y con las acciones voluntarias dirigidas hacia ellos.

El centro cardíaco y los guiones afectivos en terapia corporal

Cuando hay poca conciencia del sí mismo, nuestros afectos están condicionados por nuestra biografía, por todos los mandatos y condicionamientos introyectados en nuestros primeros años de vida, provenientes de nuestro núcleo familiar y entorno más cercano.


A partir de estas vivencias, construimos nuestros GUIONES AFECTIVOS particulares, nuestra DRAMÁTICA RELACIONAL INTERNA personal, que en el cuerpo quedarán fijadas en forma de corazas (las corazas del amor). Esta dinámica relacional se configura alrededor de un argumento, un guión afectivo particular, cuya finalidad es la de proteger del dolor y la frustración, ante determinadas situaciones o dinámicas dañinas del entorno del niño. Se introyecta un guión, cuyo argumento dramático es más grave y negativo que la dramática externa real, produciéndose una disociación entre lo interno y lo externo, este argumento nos aleja de la realidad. Estos guiones o dramáticas inconscientes condicionarán nuestra forma de vivirnos y relacionarnos con nosotros mismos y los demás. 

 

El nivel de condicionamiento de nuestros vida afectiva dependerá de lo acorazados que estemos a este nivel. Al mismo tiempo, el nivel de acorazamiento dependerá de la rigidez de nuestros guiones. Cuanto menos flexibles y alejados de la realidad, mayor rigidez y acorazamiento podremos observar en el cuerpo.

 

¿Cómo romper las corazas afectivas? Psicoterapia corporal y Movimiento Expresivo

El mismo proceso, de protección ante el dolor, se produce en el cuerpo.

 

Como te contamos en nuestro post Beneficios de mover el cuerpo conscientemente, como niños heridos, rigidizamos y acorazamos nuestro cuerpo a ese nivel. Por ejemplo endurecemos el pecho o acortamos la respiración para no sentir el dolor. Estas, son corazas afectivas. El nivel de condicionamiento de nuestros vida afectiva dependerá de lo acorazados que estemos a este nivel. Al mismo tiempo, el nivel de acorazamiento dependerá de la rigidez de nuestros guiones. Cuanto menos flexibles y alejados de la realidad, mayor rigidez y acorazamiento podremos observar en el cuerpo.

 

Para romper las corazas afectivas, por un lado, necesito la psicoterapia que me ayude a diferenciar el pasado del presente, salir de mi dramática relacional interna, romper lo transferencial de la herida y poder vivir el presente libre de las cargas afectivas del pasado.

 

Pero todo esto no será suficiente si no trabajamos también a un nivel psicocorporal, destrabando el tórax. Es desde ahí, y de forma integrada, que lo trabajamos desde el movimiento expresivo. Movilizando toda la zona cardíaca (el tórax, columna, brazos, manos), poco a poco vamos aflojando la coraza, conectamos con el dolor y las emociones retenidas, para poder transitarlas y acceder sus contenidos (imágenes, recuerdos, creencias fabricadas…). Y desde ahí, poderlo mirar, elaborar y reubicarlo dentro de mi.

 


Cuando hacemos consciente lo INCONSCIENTE, nuestras conducta, antes automática, ahora es actuada desde una elaboración interna que nos lleva a una decisión consciente y responsable. Desde ahí podemos desarrollar una vida afectiva sana. Esa es la auténtica base de la libertad.


Bibliografía Terapia Psicocorporal 

  • ARDILES, H. (2012): L a vida en los cuerpos. Centros de energía. Terapia corporal. Filosofía y fundamentos. Dunken, Buenos Aires, Argentina.
  • JUDITH, A y VEGA, S. (1995): G uía práctica de los chakras. Robinho Book, S.L, Barcelona.
  • GIL, J. Decide cómo vivir tu vida . Terapia Gestalt para la vida cotidiana. Barcelona. Comanegra.
  • CLAUDE M. STEINER. El corazón del asunto. Amor, información y Análisis Transaccional. Sevilla. Jeder 

 

 

Esperamos que este artículo el centro cardíaco, las emociones y sentimientos asociados, y la terapia corporal, te sea nutricio en tu vida cotidiana... Puedes dejarnos tus comentarios sobre el artículo en esta misma página, más abajo. Si deseas realizarnos una consulta, rellena el formulario: contacta con un psicólogo o terapeuta Gestalt.

 

Escribir comentario

Comentarios: 0