Lo humano nos sana

Cuando una persona se acerca a un profesional de la ayuda, se acerca a otro humano hijo de lo humano, lo valioso de este acto es que posiblemente sea lo humano lo que daño o hirió al cliente, re-contactar con lo humano  de otra manera es lo sanador de cualquier proceso de ayuda.

De algún modo a veces lo que nos hiere es lo mismo que nos sana. Es el contacto con lo humano lo que nos revitaliza, nos impulsa a expandirnos, a re confiar en nosotros mismos y en la vida. El otro nos permite no sólo conocernos si no también dar un significado a lo que vivimos, y volver a nuestra humanidad.

 

Por eso posiblemente a veces el veneno que nos daño nos puede sanar y volver a una relación de pareja después de una ruptura nos duele y también nos permite sanar nuestra herida.

 

Igual que a veces es mejor alejarse de ciertas personas que viven en lo viciado, que poseen agua contaminada en su ser.

 

Poder distinguir a quien a acercarme o alejarme es una de los artes que desarrollamos a lo largo de todo la vida, lo que no hay que olvidar es que lo humano nos mueve y conmueve, nos hiere y también nos sana.  

Reconocer lo humano en el cotidiano es una buena fuente de salud, el poder estar conectado a lo humano con todas sus luces y sus sombras, con su maravilla y su imperfección , el sentir lo humano en lo que vivo sea verguenza, alegría, euforia, tristeza, …me mantiene conectado a la fuente. 

 

Jordi Gil

Co-Director Gestalt Salut

Escribir comentario

Comentarios: 0