Dejar ser

DEJAR SER

 

Dejar ser

Dejar estar

Dejar ser al ser

Dejar estar lo que hay

Dejarte

Dejarme

Dejarme en el aquí y ahora

Dejar de dejarme para que mi cuerpo sea mi templo

Dejar de escuchar la voces de mi tormento

Dejar el desierto y dejar mi Vietnam privado

Dejar de mirarte siempre

Dejar de mirar a la familia de origen

Dejar mis juicios a un lado para poder verte

Dejar de verme para ver

Dejar lo que fue y lo que será aunque duela

Dejarme sentir

Dejarme ser lo que soy

Aunque no me guste inicialmente

Quizás después sí

Dejar el sí y dejar el no

Dejar también el quizás

Y dejar el también por si acaso

Dejar el por si acaso

Dejar fluir la permanente impermanencia

Dejarme cambiar por lo de afuera y por lo de adentro

Y desde esa frontera decidir mi felicidad

Dejar el antes para estar con lo que nace en cada instante

Dejar la experiencia del yo, del tú y del nosotros

Dejar de hacerme daño

Dejar la autoexigencia como quien deja un boli en la mesa

Dejar de enfadarme porque no me enfado con quien sí lo merece

Dejar a las preocupaciones que tomen el sol y que descansen

Dejar que mi cuerpo disfrute por ser cuerpo

Dejar la noche y tomarla al fin

Dejar el azúcar y mis particulares venenos

Dejar de luchar con el sufrimiento al lado

Dejar el aislamiento para respirar

Dejar los deberías

Dejar los dejares

Dejarme al agua

 

Yo sé que te hicieron daño

Igual que tú y yo sabemos que estamos aquí

Ahora es tiempo de dejarnos ser

 

Jordi Gil Martín. Co-director de Gestalt Salut Psicoterapia

 

Escribir comentario

Comentarios: 1
  • #1

    climent (domingo, 11 noviembre 2012 17:23)

    Hola Jordi, m'ha arribat molt, m'ha emocionat. Felicitats. Encara tinc feina per ser. Gràcies